Endodoncia

Endodoncia con microscopio

La endodoncia es un tratamiento que se realiza cuando el nervio del diente se inflama o infecta. El tratamiento que se lleva a cabo consiste en limpiar el interior del diente, desinfectarlo y rellenarlo con un material llamado gutapercha.

La inflamación del nervio suele desencadenarse por una caries, aunque a veces también puede ser por traumatismos o fracturas que provocan un gran dolor en la boca.

Cada endodoncia es diferente, pero los grandes avances tecnológicos desarrollados en los últimos años como la magnificación, los ultrasonidos, la instrumentación rotatoria o la obturación termoplástica hacen que puedan adaptarse a las necesidades de cada paciente, concluyendo, en su gran mayoría, con éxito.

Reendodoncia con microscopio

La reendodoncia se realiza cuando una endodoncia resulta fracasada o incorrecta, con el objetivo de poner solución al problema para que el paciente pueda seguir manteniendo su diente natural.

Para ello, realizamos una radiografía tridimensional para poder analizar y enfocar cada caso de la manera más apropiada. Durante el tratamiento, el uso del microscopio dental es de especial importancia, pues ayuda a retirar todo el material previo, desinfectar el interior del diente y volver a rellenarlo de nuevo.

Endodoncia en niños

El tratamiento de endodoncia en niños tiene una elevada dificultad, pues normalmente la raíz del diente no ha terminado de formarse y tenemos que intentar, en la medida de lo posible, mantener vivo el nervio.

Los síntomas que llevan a realizar una endodoncia a los niños suelen ser originados por caries o traumatismos que afectan al nervio. Cuando no hay más remedio que llevar a cabo este tratamiento, puede realizarse dos modalidades: revascularización o apicoformación.

Endodoncia con revascularización

Cuando la interrupción del desarrollo del diente (por traumatismos, caries u otros) se da cuando la raíz del diente es muy joven, llevaremos a cabo esta técnica que permitirá el desarrollo completo de la raíz del diente, para que alcance su desarrollo completo y un grosor suficiente para aguantar sin romperse. Este tratamiento puede llevarse a cabo incluso cuando la raíz está muerta.

Nuestro objetivo será conseguir que el diente se desarrolle completamente para que aguante durante muchos años.

Endodoncia con apicoformación

Cuando la interrupción del desarrollo del diente (por traumatismos, caries u otros) se da cuando la raíz del diente es muy joven pero las paredes del diente tienen un grosor suficientemente elevado, llevaremos a cabo esta técnica que realizará, en una sola sesión, un cierre artificial de la raíz con materiales biocompatibles.

Traumatismos dentales

Producidos por caídas, golpes u otras patologías o accidentes, los traumatismos dentales son las lesiones que se producen en dientes y tejidos blandos.

Para estos traumatismos es importantísimo ir al dentista lo antes posible, pues puede ocasionar desde una simple contusión hasta la pérdida del diente.

Como manual de actuación cuando el diente se sale completamente del hueso alveolar, deberemos seguir los siguientes pasos que favorecerán, en la medida de lo posible, el reimplante del diente:

  • Coger el diente por la parte visible (corona), evitando tocar la raíz.
  • Lavar el diente en agua fría, sin tocar la raíz, para quitar la suciedad.
  • Si es posible reimplantar el diente, inténtelo en ese mismo momento.
  • Si no es posible el reimplante, sumerge el diente en un recipiente con leche, solución salina o solución balanceada de Hanks. Si no, puedes conservarlo en la boca entre la mejilla y los molares o debajo de la lengua, pero nunca sumergirlo en agua.
  • Acude inmediatamente al dentista para valorar los daños y ser diagnosticado.

Diente fisurado

Cuando se produce una fisura radicular, generalmente es padecida en la raíz del diente, lo que dificulta la visualización de la misma a simple vista.

Los casos más comunes de fisura se producen por una excesiva masticación en el diente o hábitos parafuncionales, como podría ser el bruxismo.

El diagnóstico de este tipo de fisura pone en peligro la supervivencia del diente y solo puede verse a través de radiología tridimensional.

En el caso de diagnosticarse este tipo de fisura, deberá realizarse la extracción del diente y ser sustituido por una prótesis o implante dental.

Endodoncia quirúrgica con apicectomía

Cuando el diente presenta una infección porque una endodoncia resulta en fracaso o ha sido realizada de forma incorrecta, se puede realizar una endodoncia quirúrgica con apicectomía.

Se trata de una pequeña cirugía, que permite acceder, con ayuda de un microscopio dental y el empleo de puntas de ultrasonido, al final de la raíz para limpiar la infección por completo y sellar el extremo radicular, evitando así que vuelva a aparecer el problema.

CONSÚLTANOS